Esponjas Luffa

Esponjas Luffa
Siento mucho decirlo, pero es una verdad como una casa, soy perezosa a la hora de aplicarme cremas anticelulítica, y entre otras cosas por falta de tiempo, y eso lo sabéis muy bien quien tiene niños pequeños.
Meterme en el baño yo sola es toda una odisea, conque si lo pillo, es deprisa y corriendo.
Mi último descubrimiento ha sido las esponjas vegetales, habra quien pondrá el grito en el cielo, diciendo que es una fuente de bacterias, pero con unos simples cuidados, mantenemos a raya a las temidas bacterias, y ojo, no solo estas esponjas, sino todas, cualquier esponja que usemos ya sea vegetal o sintética, se debe secar para quitar la humedad y cada cierto tiempo desinfectarlas de forma natural.

Hoy os presento a mis nuevas liadas en el baño, las esponjas Luffa, de Ibérica de esponjas vegetales.
Esta empresa pionera en cultivo de esponjas vegetales Luffa es española, en concreto de Galicia y es la empresa europea más grande en cuanto a cultivo, manipulación y trasformación de esponjas vegetales.
Las esponjas luffa son 100% naturales, biodegradables y producidas de forma artesanal y en su tratamiento, son tratadas con agua termal de Caldas de Reis,  a 43º, lo que las hace únicas para:
- Estimular la circulación sanguínea
- Prevenir la celulitis.
- Eliminar las pieles muertas.
- Prevenir el enquistado capilar.
- Ideales para usar con jabones o geles. 
- Exfoliación tanto en seco como en húmedo.

Esponjas Luffa
La luffa es una planta, que da unos frutos que en apariencia parecen un pepino o calabacín y son de color verde,  y tras su maduración, en su interior se ha formado una fibra vegetal en forma de cilindro hueco.
Una vez cosechadas, peladas y tratadas con agua termal, tendremos unas esponjas vegetales, muy beneficiosas para la salud.
Las esponjas Luffa, al ser un producto 100% natural son biodegradables y ecológicas, ya que tras su utilización pueden volver a la naturaleza donde se descompondrán formando sustrato para que nazcan nuevas plantas.

Esponjas Luffa
Como cuidar y limpiar las esponjas luffa
- A diario:
Una vez utilizada tras el baño, se enjuaga y se deja secar al aire libre.
- 1 vez por semana o cada 15 días: 
Enjuaga la esponja bajo un chorro de agua fría.
Deja en remojo la esponja en un recipiente con 2 cucharadas de vinagre por cada litro de agua durante 2 horas.
Trascurrido ese tiempo, se saca del recipiente y se elimina el resto de líquido.
Se deja secar hasta su nuevo uso.

Esponjas Luffa
A pesar de su aspecto rugoso, se ablandan en contacto con el agua, creando un tacto agradable al rozar nuestra piel y haciéndolas aptas incluso para las pieles sensibles. Cuando es nueva, raspa un poquito, pero según se vaya utilizando, se queda más suave.
Esta esponja proporciona una exfoliación natural, eliminando células muertas con el simple hecho de frotar suavemente la piel, además de activar la circulación, y ayudar a eliminar la celulitis.

Esponjas Luffa
Cuando te pases la esponja por la piel, hazlo con suaves movimientos circulares y ascendentes para activar la circulación y propiciar el drenaje linfático, es decir, empieza desde los tobillos hasta las nalgas. Tu piel la notaras más suave y más saludable.

Estuche para jabones
Esponjas Luffa
Yo más que estuche, lo llamaría manopla, pues además del jabón, también se puede meter la mano.
Este producto está hecho totalmente a mano, cosido por los lados y dejando una apertura, para colocar el jabón.

Esponjas Luffa
Se recomienda usar jabones artesanos y naturales, en especial lo de glicerina, porque se adapta perfectamente a la estructura natural de la piel, ya que su pH es neutro y elimina las impurezas sin ocasionar daños ni irritaciones.  

Esponjas Luffa
Este producto lo utilizo cuando me depilo con maquinilla las piernas, porque le doy doble uso, fusiono las propiedades del jabón y de la esponja en un solo gesto.
El jabón me proporciona la base para pasarme la maquinilla con suavidad y la esponja, estimula la circulación sanguínea en las piernas, exfolia suavemente y previene el esquitado post depilación.

Esponjas Luffa
Este estuche para jabones viene provisto de una cuerdecita para colgarlo en cualquier rincón del baño/ ducha y para facilitar su secado tras su uso, además viene con instrucciones de cómo se usa.

*Aquí os dejo el enlace de las tiendas donde podéis adquirirlas, os sorprenderá los resultados obtenidos con estos productos naturales y artesanales.

Para más información

¿Conocías las esponjas Luffa?
¿Qué os parece sus cualidades?

Comentarios

  1. No las he usado pero me gusta que sean naturales, la que tiene el hueco para el jabón está muy bien.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  2. Se pusieron de moda hace unos años, pero no las probé. A ver si me acuerdo porque son interesantes.
    Un besazo!

    ResponderEliminar
  3. no conocia estas esponjas pero la verdad me encantan y me gusta mucho que sean naturales porque la limpieza es mejor que con las sinteticas

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Del pot petit

Zaful

Sofas Baratos